sábado, 31 de mayo de 2008

ESTUDIO DE LAS DIFERENCIAS Y SIMILITUDES DEL OCELOTE Y EL TIGRILLO (MARGAY)
























El ocelote o manigordo (Leopardus pardalis) y el margay (Leopardus wiedi) son dos felinos pequeños con manchas que viven en los bosques neotropicales. Están más íntimamente relacionados entre sí que con otros felinos y son descendientes de un ancestro común reciente. En el presente informe, comparamos la ecología de estos dos felinos y observamos las similitudes y las diferencias.
Aunque tienen una apariencia similar, el ocelote y el margay pueden diferenciarse por detalles pequeños . Por ejemplo, la cola del margay es más larga que sus patas posteriores, mientras que la cola del ocelote es más corta que sus patas posteriores. Además, el ocelote es más grande y robusto que el margay (pesa tres veces más, por lo menos) y generalmente caza sobre el terreno . Por el contrario, el margay busca su alimento principalmente en los árboles y muestra un gran nivel de adaptación a la vida arbórea. Por ejemplo, el menor tamaño del margay le permite caminar más sobre las ramas que el ocelote y su cola más larga le permite mantener el equilibrio con más facilidad. También tiene una capacidad superior para brincar y sus garras son proporcionalmente más largas que las del ocelote . Además, el margay es el único felino del Nuevo Mundo que tiene articulaciones que giran lo suficiente para permitirle saltar de cabeza de los árboles con las patas posteriores volteadas hacia el tronco, al igual que una ardilla .

























Distribución y hábitat
El margay habita en un área que abarca desde el estado mexicano de Sonora y el Valle Bajo de Rio Grande de Texas hasta Uruguay y Argentina . Unicamente se conoce un espécimen del período histórico de Texas: un adulto macho cazado en Eagle Pass que ingresó en 1852 a la colección del Museo Nacional de Estados Unidos (Hollister 1914).
Debido a que el margay generalmente es menos abundante que el ocelote en esta área geográfica y tiene hábitats secretos, se desconoce si los margays siguen viviendo al sur de Texas. La desforestación extensiva y despeje de arbustos que ha tenido lugar aquí, sobre todo la destrucción del bosque de árboles altos de ahuehuete o sabino (Taxodium mucronatum) y palma de micharos (Sabal texana) a lo largo del Rio Grande Bajo no deja mucha esperanza.
El espécimen de Eagle Pass se diferencia de los margays mexicanos en el hecho de que su pelaje es más largo, tiene manchas negras sólidas en la espalda, en vez de áreas adyacentes más claras . Por esta razón, el espécimen del margay encontrado en Eagle Pass fue clasificado como una subespecie única, dándosele el nombre científico de Leopardus wiedii cooperi .
Aunque muchas personas asumen que el margay únicamente se encuentra en los bosques tropicales de tierras bajas, Nelson y Goldman (1931) capturaron un espécimen macho adulto de este felino a una altitud de más de 3000 metros, cerca de la cumbre del Cerro San Felipe, en Oaxaca, México en 1894. Aunque es posible que éste y el espécimen de Eagle Pass tan sólo fueran felinos individuales que vagabundeaban fuera de sus hábitats normales, este hecho demuestra que tenemos mucho que aprender acerca del margay.
En este sentido, existen registros prehistóricos de especial interés debido a que sugieren una mayor penetración de estas especies en lo que hoy se conoce como Estados Unidos de América. Por ejemplo, un espécimen subfósil del margay de 2,400 A.C. fue recogido en un yacimiento de conchas en una zona de marisma cercana a la desembocadura del río Sabine en el Condado de Orange, Texas . Esta localidad está ubicada a corta distancia de la frontera oeste entre Texas y Louisiana.
El ocelote actualmente habita una región que abarca desde el sur de Texas y Sonora hasta el norte de Argentina y Uruguay. No obstante, su área geográfica en épocas históricas fue considerablemente mayor. En el siglo XVIII, había ocelotes en todo el Estado de Texas y también en algunas partes de los Estados de Arkansas, Louisiana y Arizona . La desaparición del ocelote de la mayor parte de su área geográfica en Estados Unidos constituyó una gran pérdida, como Audubon observó, ya que es el más hermoso de los felinos que se encuentran en Norteamérica .
Según estudios acerca de los ocelotes que quedan en los Estados Unidos (es decir, los del sur de Texas), éstos se restringieron a hábitats de espinos y bosques densos con más de 95% de cobertura de follaje . Lamentablemente, debido al despeje de arbustos y desforestación extensivos por parte del hombre, menos del 1% del sur de Texas ahora conserva esta clase de hábitats . El resultado es que los últimos ocelotes sobrevivientes de los Estados Unidos (aproximadamente 100 en número) actualmente se encuentran en peligro porque sus hábitats de arbustos y bosques prácticamente han desaparecido .
Estudios realizados en otras partes del área de influencia del ocelote confirman que este felino prefiere la cobertura densa de los hábitats de bosques y espinos . En los llanos de Venezuela, por ejemplo, los ocelotes rastreados por radio pasan la mayor parte de su tiempo (81%) en los bosques . Evitan los hábitats de sabanas de palmeras y montes de arena que son más abiertos, salvo por las noches en que ocasionalmente visitan estos hábitats . Hay quienes sugieren que los ocelotes prefieren las cubiertas densas porque sus presas son más abundantes ahí que en hábitats más abiertos. No obstante, también es posible que los ocelotes rehuyen de las áreas abiertas para evitar enemigos. Se siguió con radio ocelotes y margays simpátricos en Belice y descubrió que ambas especies preferían los bosques.
Hábitos alimentarios
Se estudió y comparó los hábitos alimentarios del ocelote y margay simpátricos en el bosque tropical de Belize. Descubrió que ambos felinos principalmente se alimentaban de mamíferos pequeños, pero se concentraban en diferentes especies. Los margays cazaban más presas arbóreas que los ocelotes concentrándose en roedores arbóreos, tales como las ratas trepadores de orejas grandes (Ototylomys phyllotis) y ardillas montañeras (Sciurus deppei). Además, los margays se alimentaban más de pájaros pequeños, frutas y artrópodos que los ocelotes. Los ocelotes se alimentaban más de presas terrestres que los margays, menos pájaros, e incluían animales más grandes en su dieta. Las presas que con más frecuencía consumían los ocelotes eran las zarigüeyas (Didelphis marsupialis comúnmente conocida como "tacuazin", "chucha común", "mucura", "yalu", "muca", "raposa"; Philander opossum más conocida como "chucha gris de cuatro ojos", "pericote", "cuica común; "ratón tlacuache Marmosa spp.) y los armadillos (Dasypus novemcinctus). Los ocelotes también comían Agouti paca más comúnmente conocido como "paca", "majaz", "guagua", "picuru", "guanta", "lapa"; Rattus rattus – Rata negra; Mazama americana – venado colorado; y Tamandua mexicana – oso hormiguero común.
Otros estudios confirman que el ocelote depreda principalmente mamíferos terrestres de tamaño pequeño a mediano. En los Llanos de Venezuela, descubrieron que el ocelote se alimentaba principalmente de ratones de caña (Zygodontomys brevicauda), ratones de bolsa (Heteromys anomalus), también conocidos como "ratones espinosos"), ratas de pantano (Holochilus brasiliensis) y marmotas (Marmosa robinsoni). No obstante, también comían frecuentemente salamandras, sobre todo el género Iguana. En un bosque tropical de Costa Rica, se descubrió que el ocelote usualmente se alimentaba de roedores terrestres de tamaño pequeño y mediano. Las presas más frecuentes eran el ratón espinoso (Proechimys semispinosus, también conocido como "mocangué" o "sacha cuí") y el ratón semiespinoso (Heteromys desmarestianus, tambien conocido como "ratón de bolsa"). También comía una especie de pájaros, la pava cojolita (Penelope purpurascens).
En la amazonía peruana se encontró resultados similares. En el bosque húmedo tropical virgen, los ocelotes principalmente se alimentaban de roedores terrestres pequeños. Las especies consumidas con más frecuencia eran varias especies de ratones espinosos (Proechimys ssp), seguido por las ratas arroceras (Orysomys ssp). También comían pájaros, serpientes y salamandras, aunque no se identificaron las especies. Los ratones espinosos y las ratas del arroz eran los mamíferos terrestres pequeños más abundantes del área. En consecuencia, Emmons llegó a la conclusión de que el ocelote, al igual que otros felinos del bosque húmedo, era un cazador oportunista que se alimentaba de cualquier animal que encontrara y pudiera doblegar.
En los Llanos de Venezuela, también informaron que los ocelotes eran cazadores oportunistas. Durante la temporada de lluvias, época en que los cangrejos de tierra son abundantes, éstos eran la presa principal de los ocelotes. Sin embargo, durante la temporada seca, época en que los cangrejos de tierra son escasos, los roedores e iguanas fueron la presa principal. Los investigadores concluyeron que, durante la temporada de lluvias, los cangrejos proporcionaban a los ocelotes una fuente de alimentos fácil de capturar que parcialmente reemplazaba la presa normal de su dieta. En un bosque tropical deciduos en el estado mexicano de Jalisco, la iguana de la roca (Ctenosauro pectinata) era la presa más importante de los ocelotes, seguida del ratón de bolsas bucales (Liomys pictus).
Se registró la depredación por el margay de las cuatro especies animales que se indican a continuación en Guyana Británica: el machín negro (Cebus apella, también conocido como "mico maicero"), el perezoso de tres dedos (Bradypus tridactylus), el puercoespín (Coendou prehensilis, también conocido como "erizo") y el momoto coroniazul (Momotus momota).
Durante la Estación Seca en el Estado de São Paulo, SE Brasil, se encontró que el ocelote, el margay y el tigrillo chico (Leopardus tigrinus) simpátricos se alimentaban principalmente de pequeños mamíferos terrestres (1 Kilogramo) La diferencia entre el ocelote, el margay y el tigrillo chico es que el primero también se alimenta de mamíferos más grandes (3 kilogramos), es decir el perezoso de tres dedos y el Armadillo de nariz larga (Dasypus novemcinctus) y de más serpientes, mientras que el Oncilla come más aves. El Margay era más general y no se concentraba en una especie en particular.
Acecho por parte de sus enemigos
Al igual que muchos depredadores, el ocelote y el margay a veces son atacados por animales que desean cazar para alimentarse. En la amazonía peruana se observó un grupo de pavas amazónicas (Penelope jacquacu) que atacaban un ocelote. En otras cuatro ocasiones, también observó varias especies de monos (el coto mono Alouatta seniculus, el maquisapa Ateles paniscus y el machín negro Cebus apella) que emitían fuertes gritos de alarma desde los árboles sobre los ocelotes que caminaban sobre el terreno. Los monos seguían a los ocelotes mientras éstos se desplazaban por el bosque. En la amazonía colombiana, se observó pichicos (Saguinus nigricollis, también conocidos como "chichicos", "bebelches" o "leoncitos") que fastidiaban un ocelote. video
Un investigador observó como un grupo de cinco monos titís de oreja con penacho (Callithrix jacchus geoffroyi) y un mono tití de máscara (Callicebus personatus) acechaban a un margay en el bosque húmedo del sureste de Brasil. Durante los cinco primeros minutos del acecho que duró 22 minutos, el margay se escondió (de la observación en tierra de la que era objeto) en la copa de una bromelia alta situada a seis metros del suelo. El acecho tuvo lugar en una ruta arbórea usada con regularidad por los monos titís para visitar una fuente de caucho importante.
Al igual que muchos otros carnívoros mamíferos pequeños, los ocelotes y los margays a veces son depredados por carnívoros más grandes . Por ejemplo, en Venezuela, observaron un jaguar (Panthera onca) que cruzaba un llano en la sabana llevando en la boca un ocelote macho adulto que acababa de matar. Al percibir que era observado por un ser humano, el jaguar atemorizado soltó el ocelote y huyó. Entonces, el testigo tomó el ocelote y lo guardó para la identificación positiva de su piel. En Costa Rica, se descubrió restos de un ocelote en la guarida de un jaguar, lo que demostraba que este felino más grande a veces come ocelotes.




Patrones de actividad
Al igual que la mayoría de mamíferos, el ocelote y el margay son animales principalmente nocturnos ,algunos investigadores sugieren que el ocelote principalmente está activo de noche, porque la mayoría de sus presas también son principalmente activas de noche. Estos investigadores también observaron que cuando el ocelote caza presas diurnas (es decir, presas activas durante el día), tales como pájaros, el ocelote también se vuelve activo durante el día.
Anteriormente, discutimos la preferencia del ocelote por la vegetación densa y su evasión de los hábitats más abiertos durante el día. Aunque por lo general es cierto, es importante observar que los ocelotes a veces visitan hábitats más abiertos de noche si la oscuridad es suficiente para ocultar sus movimientos. Por ejemplo, en la amazonía peruana, se descubrió que los ocelotes eran igualmente activos en las noches de luna llena que en las noches sin luna oscuras . Visitaban áreas abiertas en las noches sin luna. No obstante, cuando la luna resplandecía y la luz alumbraba los claros del bosque, los ocelotes limitaban su búsqueda de presas a la vegetación más densa (donde había más oscuridad). Se considera que el ocelote no puede cazar cuando hay luz que reduce su capacidad felina de acercarse sigilosamente a su presa. Por esta razón, argumentan que el ocelote evita las áreas abiertas iluminadas por la luz lunar o la luz solar. Sin embargo, estos investigadores también reconocieron que el ocelote puede evitar los espacios abiertos iluminados para evadir felinos más grandes, tales como el jaguar (Panthera onca) y el puma (Puma concolor). También sugirieron que los ocelotes evitaban los hábitats abiertos durante el día porque estas áreas sólo tenían unos cuantos lugares de descanso diurnos ideales.



www.ecologia.info